Saltar al contenido

TRIBUTO

El tributo es signo de respeto y sumisión.

Siempre exijo tributo después del primer contacto.

Es, ante todo, un signo de respeto hacia mí, tu futura dómina.

Pero también un filtro. Una forma de separar a aquellos que se conforman con fantasear con ser dominados, pero no tienen lo que hay que tener, ni quieren hacer el más mínimo esfuerzo para convertir en realidad lo que solo es una fantasía lúbrica.

No quiero saber nada de estos falsos sumisos y la mejor forma de apartarlos es exigiendo un tributo que demuestre tu verdadero interés en ser sometido.

Pero no solo eso.

Mi tiempo y mis recursos son valiosos.

Os voy a dedicar un tiempo y una atención que son muy valiosos para mi. Y aun más lo han de ser para mis sumis@s. Si hay algo que merece el peor de los castigos, que es mi indiferencia, es que me hagan perder  mi valioso tiempo.

No soy profesional, no me gano la vida con esto, pero he invertido mucho tiempo y dinero en convertir en un arte la tendencia innata en mí a la dominación.

Y también en contar con los medios materiales necesarios para que aquellos que lleguen postrarse a mis pies sean atendidos como se merecen, en un entorno y lugar seguro, discreto y completamente equipado para ello.

Pero costear una mazmorra y los instrumentos necesarios para completarla es algo que corresponde a mis sumisos, así como mantenerla y actualizarla constantemente.

¿Acaso pensabas que estar bajo el dominio de una dómina te iba a costar menos que tener una novia o una esposa?

Espero y exijo sometimiento y devoción total de mis sumisos hacia su ama. El tributo te humilla y debe ser un esfuerzo, y tú no vienes a mí para disfrutar, sino para realizar tu condición de sumis@ en la vida real y convertir tu fantasía, reflejo de tu naturaleza interior, en algo real y llevarla a la práctica.

Así que no pierdas tu tiempo, y lo que es peor el mío, discutiendo si quieres o no rendir tributo económico a tu ama. No depende de tu voluntad, es una condición derivada de tu naturaleza de sumis@ que debes aceptar como premisa para llevarla a su máxima expresión en una relación real con una dómina como yo.

Cuantía y periodicidad del tributo.

La cuantía y periodicidad del tributo la decidiremos entre los dos. Me importa más tener sumis@s reales y entregados, que la cuantía del tributo que paga cada uno de ellos. Lo que para unos será poco para otros será un esfuerzo que demostrará más claramente la devoción que siente hacia su dómina que aquel que pague una cuantía más elevada y que no le suponga ningún esfuerzo.

Internamientos de varios días y especialidades como médical, grupos, etc. deberemos hablarlo y determinar en cada caso.